Lords of chaos: la versión oficial de la verdad

lords of chaos
Lords of Chaos (2018). El metahead, una vez más es presentado como un joven confundido, que con algo de reeducación, puede convertirse en alguien útil al sistema.

Una película sobre Mayhem y Burzum, y su desagradable música para el oído promedio, parecía impensable pocos años atrás, y menos aún alguien llegaría a imaginar que esta vendría en la forma de una producción de presupuesto respetable y con actores de Hollywood dentro de su reparto. ¿Un sueño hecho realidad? ¿Leonardo DiCaprio como el Conde, y Nicolas Cage en el papel del misterioso líder del Inner Circle, Euronymous, y la aparición estelar de Anthony Hopkins como… ? ¿Podría esto ser posible?

Desde luego que no, pues no se ha llegado a tanto, y Lords of Chaos (2018), trata de todo, menos de la música. Entonces, ¿porqué ese afán mercantil, dentro de un género marginal, que no llega a opacar la música basura que lidera, por decir algo, las listas de Spotify? ¿Acaso el mundo se ha diversificado tanto que ahora incluso los metaleros más radicales tienen cabida dentro de su nuevo sistema arco iris? ¿Acaso ya nadie se siente ofendido por su apariencia grotesca, por sus cruces invertidas y sus historias de venerables iglesias noruegas en llamas, o sus llamados a darle la espalda al mundo moderno?

Let’s find out…

Es un hecho que la música extrema ha sido en gran parte asimilada durante este siglo por la industria del entretenimiento, a través de su entramado de sellos «independientes», muchos de ellos ya propiedad de grandes casas disqueras. Pero la creación de este nicho masivo de consumo no vino sola y aquellos que invirtieron allí, no han tardado en  querer adaptar sus estándares ideológicos a los diversos estilos, en cuanto a lo que es o no permitido, o susceptible o no de ser vendido; lo cual no ha sido tan chocante en estilos comerciales como el heavy metal o el power metal, pero en cuanto al black metal, con sus posturas radicales, la intención de convertir sus sonidos agonizantes y estruendosos en algo mainstream, en una nueva era de corrección política e hipersensibilidad, se siente como algo extraño.

Esto se comprende mejor, si se entiende que en un universo de globalización y «transparencia» electrónica, donde todo deja una huella en forma de datos, ya nada puede permanecer oculto, y cada palabra e imagen, es examinada en busca de aquello que no comulgue con las creencias establecidas de determinados grupos, y por ende, deba ser censurado, al tiempo que se busca su asimilación dentro del «pensamiento único». Así, por ejemplo, mientras los Social Justice Warriors, han expresado cierta tolerancia hacia el death metal, que siempre se ha defendido de las acusaciones de misoginia o misantropía de ciertas bandas, como Cannibal Corpse, equiparándose con las películas o libros de terror, y reduciéndose así a otro modo de entretenimiento de las masas, el black metal no ha dejado de ser fuertemente cuestionado, o simplemente ignorado o ridiculizado por la militancia de algunas sus vertientes más extremas, como el NSBM, o incluso el pagan/black metal, marginando estos estilos del nuevo impulso comercial del género.

Pero esto no es suficiente para el sistema. El sistema debe denigrar a todo aquello que se le oponga, incluso pasivamente.

Esta censura invisible es tan omnipresente que ha ocasionado incluso el surgimiento de una nueva generación de músicos, que ya no se sienten identificados con el satanismo o la profunda misantropía de las primeras bandas, o su simpatía por ideologías de derecha, y rechazan este pasado, casi que por instinto. Aunque siguen valorando el aporte musical de los pioneros de los ochenta y noventa, han decidido apartarse de su legado, optando por temáticas más neutras, personales, poéticas, o hasta políticas, algunas incluso desde un punto de vista eco-anarco-hippie-comunista, destilando un nuevo black metal, que ya no tiene nada de agresividad, y que ha sido bien recibido por los medios, al someterse a los pilares del nuevo orden globalizado, siendo políticamente correcto, y por ende, apto para ser vendido a las masas. No obstante, un doble rasero es evidente en que a las bandas sí les sigue siendo permitido expresar odio; pero este odio solo puede ser dirigido a determinados entes, que han pasado a perder su importancia en el Nuevo Orden, o se han convertido en meras estructuras moribundas, el cristianismo, los pueblos europeos, el totalitarismo, mientras que atacar otras religiones monoteístas puede significar la muerte comercial de un grupo, o incluso conllevar acciones legales en ciertos países, lo cual ha puesto a muchos músicos contra la pared, quienes no han tenido más remedio que matizar sus declaraciones del pasado para evadir esta persecución, dando lugar a casos realmente ridículos, como los de Graveland o Inquisition.

De este modo el black metal satanista y nihilista, en tanto no representa ningún peligro para el sistema, e incluso sirve a sus fines, expandiendo el derrotismo y la degeneración, pues es evidente que las masas solo se quedan en lo superficial, y no indagan más allá, es tolerado, mientras que un nuevo black metal, hipster o hippie o ambos, consigue cada día más adeptos fuera de su público tradicional, convirtiendo al black metal en algo distinto de lo que una vez fue, una mera parodia, o más bien exponiendo que esta escena ha estado siempre más interesada en lo teatral, que en genuinas filosofías ocultas, o visiones radicales. En este sentido, es quizás mejor y bienvenido que los nuevos músicos prefieran escribir desde su interioridad, muchas veces evitando de forma consciente asuntos polémicos, que simplemente usando estos temas para llamar la atención. La música debiera ser evaluada exclusivamente desde un punto de vista artístico; y no tendría por que estar restringida, como ningún arte, por una suerte de censura no oficial, en la cual todo aquel que se aleja de la ideología dominante, es apartado de inmediato del canon.

Si contrastamos esta realidad con los comienzos de los noventa, cuando la industria todavía no había tomado el control del black metal; la música que surgió entonces en Noruega, puede entenderse como una auténtica reacción a una sociedad de paz y abundancia, donde el socialismo de Estado, había alcanzado una utopía, el pináculo de su evolución, pero al precio de privar al ser humano de su esencia, reemplazándola con una versión global. Luego, el satanismo que fue popularizado luego de la segunda ola del black metal, por los imitadores de Darkthrone, Burzum y Mayhem, quienes en sí nunca se declararon «adoradores de Satán», puede que parezca en efecto hoy día algo patético o sin sentido; en una sociedad donde el cristianismo y cualquier religión son ridiculizadas, estas virulentas posiciones anticristianas, solo perviven de forma útil en el cuerpo de creencias de precisamente la izquierda radical liberal y progresista, que se ha hecho con la voz de casi todos los medios de comunicación, y que es financiada por el capital.

Empero esta fuerza aparentemente negativa, tenía también un aspecto afirmativo, y este era el enaltecimiento de la naturaleza y los ancestros. Y es esta otra cara del black metal, que es antiprogresista y que dirige la mirada al pasado, oponiéndose de este modo a lo global; es esto lo que ha llamado la atención del capital, y que ha de limpiarse. Pues todo ha de ser inofensivo y claro en en el mundo de hoy. Ya no hay lugar para el orgullo, o la glorificación del pasado, a menos que este se base en lo bajo; los siervos del orden global deben vivir en vergüenza de lo que son, y aspirar a ser reemplazados por máquinas, o nuevos humanos modificados por químicos o implantes electrónicos, o simplemente permitir que sus poblaciones sean superadas por otras más vigorosas. Que exista todavía dentro de un género musical, algunas personas que cantan al paganismo o las conquistas vikingas, que glorifican la guerra y la confrontación, y no la paz de los borregos, y que es explícita en su desprecio hacia el mundo moderno y su «democracia», es incómodo para aquellos que quieren establecer a toda costa su visión homogénea del mundo. Solo, dentro de esta dinámica, se puede entender el interés de los últimos años por crear películas con el black metal como su temática principal, y que principalmente se lo presente desde un punto de vista cómico e incluso denigrante; pues ellos, quieren presentarlo así.

En efecto, el mensaje de Lords of Chaos es  que el típico metalero es una especie de individuo estúpido y alienado, que solo abre la boca para decir incoherencias y que en las noches corre por las calles gritando vivas a Satanás sin ningún sentido, mientras destruye propiedad pública. Una mera curiosidad; o algo de lo que reírse en el presente, cuando nadie cree en Dios o en el Diablo. Quemar iglesias, especialmente templos cristianos, se ha convertido en una mera broma con el paso del tiempo, y en Lords of Chaos los incendios se presentan de una manera divertida y ligera; no había nada malo en quemar iglesias, parece decirse, aquello fue una mera anécdota, algo bueno, que hicieron unos jóvenes confundidos, aunque por las razones equivocadas. Pero el asesinato de homosexuales es otro asunto, y la banda sonora de la cinta se torna triste y dramática por primera vez en el momento en el cual el director nos enseña su gusto por el gore. Pero si desde el punto de vista de rigor histórico e ideológico la película falla, no menos lo hace desde el sentido artístico. Ninguno de los personajes tiene profundidad, son meros maniquíes, y apenas Varg y Euronymous son retratados con algún tipo de visión psicológica, si bien sus representaciones están más allá de cualquier idea que se tenga de la realidad. Así, presentando a Øystein «Euronymous» Aarseth como un buen muchacho, que ruega clemencia con su cara de ángel en el último momento, y a Varg, en forma de un joven gordo inseguro, con delirios de grandeza y misoginia enfermiza, que tiene incluso un estúpido guardaespaldas, y tan malévolo que hace ver bien a Hitler (que como todos sabemos no era ni siquiera humano); y presentando la amenaza de muerte de Aarseth al Conde, como una simple broma, el sistema se hace con la versión oficial de los hechos apta para ser enseñada a la nueva generación de analfabetas funcionales, incluso inventando una escena final llena de detalles, sobre lo que nadie nunca sabrá nada con seguridad. Pues lo importante es divertirse y beber hasta la ebriedad, y preferir la leche con chocolate al alcohol, parece algo malvado y espeluznante para el estándar de hoy, algo propio de los fascistas.

Para cualquiera que haya leído la versión de esta historia que es contada en Burzum.org o visto los videos de Vikernes en Youtube, aunque no se lo tome por algo imparcial, o es más, documentales como Until the Ligth Take Us (2008), donde los protagonistas de esta historia presentan una imagen por completo opuesta de Aarseth, es evidente que esta cinta de Vice es únicamente una seria falsificación histórica, que es presentada en forma de comedia para que sus mentiras y medias verdades penetren mejor en el público. Jonas Åkerlund, el afortunado baterista de sesión de algunos meses de Bathory, hasta que Quorton debió despedirlo, por su poco interés en la música extrema, ha conseguido entonces su objetivo, no tanto hacer una buena película, algo que parece más allá de sus habilidades de director de videos, vista también la mediocre Polar (2019), sino presentar esta argucia, «basada en verdades y mentiras», como una historia real en la BBC, y por ende, a las nuevas generaciones de borregos.

Ideologías

npc-che -guevara-539735317525
NPC Meme.

Los buitres humanos están siempre allí, volando sobre la carne de cerebro podrida, en busca de inocular sus virus, a la primera oportunidad.

* * *

Pues toda ideología es una forma de temor, y el mejor argumento contra cualquier ideología, es la muerte.

* * *

El crimen de pensamiento es una contradicción en sí mismo, ya que ¿cómo puede culparse a cualquier persona de algo que no le pertenece? Nadie es el verdadero dueño de sus pensamientos.

* * *

Mas, la libertad de pensamiento es una ilusión pasajera. Los humanos provienen de máquinas de carne y su destino evolutivo es convertirse de nuevo en máquinas, en meros engranajes de un aparato social y tecnológico.

* * *

En 1984 Orwell nos enseña a temer el futuro, un futuro donde tendremos que ocultar nuestro pensar incluso de nosotros mismos. Un tiempo donde escribir un diario se convertirá en la empresa más peligrosa y criminal. Una vez erradicado el crimen de acción (es decir cualquier posibilidad de alterar de forma violenta el statu quo), debido a avances tecnológicos en reconocimiento personal y traza en tiempo real de objetos y productos, lo que seguirá será la persecución de las ideas incorrectas. Pues el sistema, sostenido a través de la interdependencia, nunca podrá relajarse, so pena de su colapso interior.

* * *

No odiar, ser inmunes al odio que viene desde los extremos ideológicos abstractos de la sociedad interconectada, no debe distraer de la verdad.

* * *

No es lógico el querer liberarse de la sociedad que asegura la propia supervivencia, e ir en contracorriente pareciera carecer de todo sentido práctico para el individuo. ¿Entonces, qué nos dice este pensamiento sobre la lógica, cuando es evidente que en determinados momentos la lógica se opone en todo sentido a lo que para el propio ser, es por completo evidente?

* * *

Es extraño como toda persona inteligente y sensata hallada al azar en la web, termina siempre dirigiendo su mirada con escepticismo, al pasado.

La naturaleza del poder femenino

the-neon-demon-danger-new-order-2016
The Neon Demon (2016).

El peligro que yace en la implantación repentina de una sociedad de corte matriarcal feminista, reside en que el género masculino de la especie han tenido miles de años de evolución biológica y social para limitar su deseo de poder, mientras que el género femenino no posee ningún acervo genético ni social en este sentido. Estando en una posición de poder, las mujeres tenderían a creer que su poder no tiene ningún límite, con lo que pronto se llegaría a una situación, no solo de mayor opresión de los de arriba sobre los de abajo, sino también de opresión sobre los varones, de parte de las mujeres. Y al final la opresión masculina (bastante limitada en realidad en la actualidad occidental) no sería reemplazada por ningún tipo de justicia de género, sino por un tipo de opresión contraria. Con lo que el equilibrio de poderes al final volvería a su posición inicial, es decir, de un grupo que oprime a otro, que es la única organización natural del poder.

* * *

Cuando Galadriel rechaza el Anillo, en la obra de Tolkien, Galadriel comprende esto, que la naturaleza del poder femenino, solo puede manifestarse en un poder que no conoce de límites. Y por esta razón lo rechaza.

* * *

El poder, como se ha escrito anteriormente, solo puede interesar a aquel que está imbuido en la realidad material y que por lo tanto, ha aprendido a obrar de forma psicópata, es decir escindiéndose en un ser no humano y otro humano. Pues de otra forma no podría mentir, o infligir sufrimiento a grandes cantidades de seres humanos, sino haciéndolo en nombre de sus ideas o apetencias, y no como el ser humano que simplemente es.

Humanidad y Nuevo Orden

The Void New World Order
The Void (2016).

Es un pecado pretender sacar las palabras de su contexto, o de su propia lengua. Nada de lo escrito, incumbe más que al que lo escribe y su entorno. Cada nueva era necesita su propia filosofía, así como su propia lengua, para entenderse a sí misma. No existe ninguna humanidad universal, como tampoco una cultura o biología universales en todos los hombres.

No existe ninguna «humanidad». La humanidad es un concepto abstracto, sin ninguna correspondencia con la realidad.

Cuando aquí mencionamos a la «humanidad» generalmente lo hacemos para señalar a la parte más avanzada de la especie humana. Dependiendo del contexto, este grupo puede ser más o menos incluyente.

Decir la historia de la humanidad o el futuro de la humanidad, más allá de un sentido muy amplio o general, solo puede llevar a sinsentidos. No ha habido nunca ni existirá un conjunto unitario de la humanidad, sino grupos humanos aislados o menos aislados unos de otros. Pensar en una sola humanidad, es negar toda la verdadera diversidad genética y material de los grupos humanos.

No obstante, el Nuevo Orden Mundial quiere revertir esto, haciéndonos a todos seres iguales, nivelados por lo bajo en pensamiento y acción. Un pensamiento único, una humanidad única, tal es su objetivo final.

La creación de seres robot.

* * *

Aun así, el Nuevo Orden ha sido celebrado por las masas y su implantación no es algo que pueda ser evitado a largo plazo sin revertir del todo la base errada en que se ha fundado la civilización. Su triunfo no es sino una consecuencia lógica de la evolución humana en una especie social, diferenciada en sus clases de obreros, zánganos y reinas. No en vano, la sociedad de hormigas, un Estado piramidal, es su molde.

Este Nuevo Orden, al igual que el cristianismo, del que es su hijo más útil, pretende cobijarnos a todos bajo su brazo, no importa ninguna diferencia, todos son bienvenidos a él. Por eso, no extraña que haya sido celebrado al igual por izquierda y derecha, ateos y cristianos, negros y blancos, mestizos e indios, mujeres y hombres.

El Nuevo Orden nos quiere a todos dentro de su seno, como un nuevo mesías con las mil cabezas de sus profetas falsos. Todos caben por igual dentro de él, siempre que acepten con alegría su lugar dentro de la realidad material.

Pues, nunca hubo un verdadero enfrentamiento entre este Nuevo Orden y las doctrinas cristianas. Y es por esto, que la iglesia cristiana asimila sin mayor dificultad dentro de sí todas sus ideas: pues ella misma ha sido la precursora de las más modernas instituciones globales.

Pero solo uno puede prevalecer, y por esta razón es que el Nuevo Orden finiquitará al cristianismo, para simplemente, suplantarlo en todas las esferas.

Entonces se instalará como el único culto, la única religión verdadera.

Águilas y hormigas

Empire-of-the-ants-1977
Empire of the Ants (1977).

El mero hecho de ser humano está en la asociación con los otros. De tal modo que los hombres han estado siempre, más cerca del camino de las hormigas, que de aquel de las águilas. Cada águila es idéntica a todas las otras águilas —y también un igual entre ellas— pero a la vez, un mundo en sí misma. Mientras que cada hormiga, no es sino una masa ínfima de su colonia, que se repite hasta el infinito, sin ninguna variación ni consciencia.

Postales para un futuro que no vendrá

ALien COvenant_5
La quimera del viaje interestelar en Alien: Covenant (2017).

Conforme la inteligencia artificial se implemente en más entornos de producción, la necesidad de trabajadores cualificados con alto coeficiente intelectual se reducirá, con lo que los empleos empezarán a ser copados por una nueva clase de trabajadores, de menor coeficiente intelectual. Este proceso de selección negativa dejará por fuera del sistema a los más competentes y preparados, incluso en carreras hoy altamente técnicas, y en determinado momento el sistema preferirá utilizar seres más manejables y menos inteligentes en su aparato productivo. La inteligencia humana devendrá entonces con el tiempo, en un lastre para la sociedad que se organice alrededor de una hipotética inteligencia artificial.

* * *

El viaje a la Luna: la gesta más inútil de toda la historia. Un viaje costoso a un lugar muerto, donde ningún humano podría sobrevivir, siendo humano. Tan inútil y oneroso que cincuenta años después, todavía nadie ha querido regresar.

Pues el viaje interestelar no es en el fondo, más que una fantasía, un cuento de hadas.

El ser humano está biológica y espiritualmente adaptado a la gravedad y atmósfera de su planeta, y para conquistar otros mundos lo primero que tendría que hacer es dejar de ser humano. Esto lo conocen los adoradores de la singularidad tecnológica, pero el mayor error de estos posthumanistas, es pretender que una creación desviada como es el hombre sería capaz de crear algo superior a sí mismo. En su empeño por superar al ser humano imperfecto, ellos solo serían capaces de crear aberraciones de la tecnología, seres sin alma, esclavos perfectos de la materia, monstruos en todo el sentido de la palabra, máquinas de carne y metal.

Y si esta pesadilla llega a realizarse algún día, serán estos seres quienes viajen a otros mundos.

* * *

Pues, lo que todos esos propagandistas de la colonización espacial callan, es que su invento, de ser posible, nunca será para las masas. Los costos y peligros del viaje espacial son tales que este solo será accesible a las clases privilegiadas, o bien a aquellos con una genética impresionante, y esto en el caso de hipotéticas colonias en nuestro propio sistema solar. El único modo en que los seres humanos podrían viajar hacia las estrellas, sería en el corazón de máquinas que transportaran óvulos congelados en vientres artificiales, modificados convenientemente para sus nuevos ambientes. Pero aun así, ¿cómo podrían preservarse durante decenas de miles de años? ¿Cómo podrían funcionar estas máquinas tanto tiempo y quién cuidaría de los seres que así nacieran?

En el improbable caso de que una misión así llegará a existir alguna vez, la Tierra no sería nunca abandonada por miles o millones, sino por algunas decenas que plantarían su semilla en otro mundo, donde con el tiempo desarrollarían su propia especie.

Y de realizarse todas estas quimeras, al final un día, una selección privilegiada y avanzada de la especie humana, en colonias distribuidas por el sistema solar, entrará en conflicto con la propia Tierra, donde la gran mayoría vivirá todavía sin esperanzas de dejar su planeta natal alguna vez.

María Magdalena 2018

Rooney-Mara-Maria-Magdalena-2018
Mary Magdalene (2018).

El cuento cristiano, la historia de Jesús. Cada nueva versión parece más la historia incomprensible, patética y triste, de un loco, seguido por unos seres todavía más deplorables que él mismo. Pero hay que decir también, que siempre tiene algo de belleza.

En la última adaptación cinematográfica, en Mary Magdalene (2018), esto se hace por completo evidente: Jesús es ahora interpretado por el mismo actor que dará vida al próximo Joker, destino que no puede ser casual, Joaquin Phoenix, un hombre de mirada perturbada, cuyos milagros solo pueden provenir o bien del truco o de la charlatanería o de asuntos todavía más inexplicables, incluso la locura, pero nunca jamás de las manos del mismo Dios. Dios en su máximo egoísmo solo se deleitaría con el sufrimiento de sus criaturas, los milagros son algo para él desconocido, algo a lo que nunca se rebajaría. Él le dejaría siempre los milagros a dioses menores, a pequeños demonios, pero nunca Él se mancharía sus manos con algo así… Pues Él no es amor como bien lo enseñó el antiguo testamento, al menos primordialmente no es eso. Él es más bien como el protagonista de una cinta de ciencia ficción.

Entonces, de un lado está este loco, Jesús, que solo dice la verdad, la verdad que él ve ante sus ojos en su mirada desviada por el deseo de infinito, y que serán solo sus palabras, nada más que ellas, lo que lo lleve a la cruz, y del otro, sus seguidores, seres también estoicos pero atados todavía a la tierra, que igualmente solo ven en sus palabras lo que ellos mismos quieren ver, una revolución material, ciegos a su verdadero mensaje.

En esta versión, supuestamente desde la mirada de María Magdalena, lo vemos todo así de claro. Y también, igual de distorsionado, la mirada del siglo XXI lo dota todo de negación y nihilismo, incluso oscuridad. Pedro y otros apóstoles parecen provenir ahora de lo profundo de África, y María Magdalena ya no es una prostituta, sino una feminista de la antigüedad, que quizás ha preferido la esterilidad a casarse con un hombre y por esta razón es despreciada por su familia. Y los únicos antagonistas son los romanos, la antigua Judea sería un lugar idílico sin su presencia, parece decirse…Y ella se acerca a Jesús, con incredulidad, porque lo desea o ama en secreto; en todo momento más lista y valiente que los apóstoles, que parecen niños demasiado crédulos a sus ojos, incluso que el mismo Jesús, aquí un vagabundo que no parece entender muy bien su destino de dolor y tortura, pero que se entrega igualmente a él. María Magdalena: la única que parece entender que los cuentos de Jesús no son más que fábulas, guías de conducta para hacer más soportable la vida de los débiles. Que el reino que él promete en realidad no es de este mundo, no pertenece ni a la materia ni a los cielos, sino a la mente, y a los sueños de los hombres, sueños que ella también ha tenido, cuando ha estado bajo el agua, su elemento, su símbolo, la esencia de su ser.

Incluso Jesús no puede decir nada colgando de la cruz, las palabras han desaparecido y el dolor tuerce su cuerpo y su rostro, todo lo que sabemos de Jesús debe haber sido inventado mucho después. Y cuando María Magdalena dice que lo ha visto, resucitando de su sepulcro, lo dice con convicción, pero en su mirada queda claro que ha sido otro sueño, una visión, de la misma naturaleza extraña de las parábolas que contaba aquel pobre loco.

Siempre que veo esta historia, lo que veo es un hombre que llevaba consigo algo de luz y en consecuencia, al final debe pagar el justo castigo por esto, por haber pretendido ser más que solo otro hombre más, por haber querido elevarse sobre sus iguales. Pero lo más conmovedor es la forma en que Jesús quiere hacer esto, esa forma desviada e incomprensible: humillándose ante aquellos que son más bajos que él mismo. Entregándose al amor.

¿Por qué María Magdalena se hubiera sentido atraída por un hombre así? ¿Por qué lo habría seguido con tanta devoción? ¿Por qué el fuego en sus ojos negros?

No lo seguía porque fuera un dios, sino al contrario, porque era un hombre.

Así parece decirnos, esta última versión de la vieja historia.

El perdón

pasion de cristo
The Passion of the Christ (2004).

—Así que has mentido. Así que has robado, engañado y abusado de otros, en busca de tu propia satisfacción. Así que nunca has dicho la verdad, por temor a ser lastimado. Así que siempre has tomado lo que pertenecía a otros, incluso su propia vida, para no tener más frío o hambre. Así que tu vida entera ha sido un engaño, para los otros, pero sobre todo para ti mismo. Así que solo cuando abusabas de alguien más débil, podías sentirte fuerte y olvidar a aquellos que abusaron de ti.

»Hijo mío, yo te perdono. Estás perdonado, pues si te hubieras portado de otro modo, no habrías sido mi propio hijo, el hijo de la carne: no habrías sido humano. Si te hubieras portado de otro modo, habrías sido algo más, algo imperdonable. Habrías sido algo mejor que humano, habrías sido el tipo de monstruo más terrible que existe.

* * *

El ser humano es en cierto sentido, el sentido de su propia falibilidad, algo tan impredecible como un velero que en la última página de una novela, cuando está a punto de descubrir un tesoro o dar por terminada la búsqueda de una vida, decide darse la vuelta y regresar al puerto al que juró nunca volver, sin saberlo un segundo antes.